En este proyecto la cocina aporta una dinámica nueva a la vivienda, quedando integrada en el salón.
Consta de una gran isla central donde se encuentra el fregadero y en la cual se ubica una mesa de grandes dimensiones. Paralelamente, una línea de módulos delimita las zonas de cocción y de almacenamiento. Los colores utilizados son el laricio y el blanco brillo del modelo Minos de Santos, los cuales crean un ambiente amplio y acogedor. Los electrodomésticos son de Siemens, la campana de Novy y el parquet de Quick Step.